Domingo de Trinidad – ¿Por qué es relevante?

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

En el Domingo de Trinidad celebramos la fe de la Iglesia en el Dios Trinitario, un Dios en tres personas. Poe más de 2000 años, esta doctrina ha desconcertado a muchos ¿Para qué nos preocupamos, si de todos modos es tan dificil de entender? ¿Qué relevancia tiene este dogma para nuestra vida cristiana? 

Muchos están dispuestos reconocer los meritos de Jesus de Nazaret de alguna forma. La mayoría de las personas le honran como un gran moralista, muchos incluso le confiesan como su Salvador. Pero, ¿proclamarlo como la encarnación del Dios eterno y la segunda persona de la Santísima Trinidad? Dios no puede ser uno y tres a la vez. Esta idea sería en el peor de los casos ilógica y en el mejor de los casos carecería de significado. Varios grupos, desde los Testigos de Jehová hasta los que creen que “El Código Da Vinci” es auténtico, se burlan  diciendo que “todo esto fue inventado por Constantino, el Emperador Romano, en el año 313 AD.”

¿Constantino inventó la Trinidad?

Por supuesto que esta acusación no tiene fundamento histórico. Cerca del año 110 AD, San Ignacio de Antioquia escribió siete breves cartas en las que llama “Dios” a Jesús dieciséis veces.

Ciertamente, la palabra “Trinidad” no se encuentra en la Biblia. No obstante, el Nuevo Testamento en todas partes habla sobre tres personas distintas, igualmente divinas y sin embargo una (2 Corintios 13:13). Más de 100 años antes de la época de Constantino, un escritor cristiano llamado Tertuliano acuñó el término “Trinidad” para referirse a la realidad de tres personas distintas, pero iguales, en un solo Dios.  Y el termino se “pegó”.

¿Por qué es importante esta doctrina?

Sin embargo, aunque la doctrina de la Trinidad es auténticamente bíblica, ¿por qué es  relevante? ¿Por qué es importante darla a conocer?

Si el cristianismo fuera simplemente una religión sobre guardar leyes, conocer la vida interior del dador de vida no sería relevante. Sin embargo, si el cristianismo es sobre una relación personal con Dios,  entonces es totalmente importante conocer quién es Dios. Por simple sentido común  deducimos que un ser supremo creó el universo y que le debemos tributo. Sin embargo, nunca hubiéramos deducido que este Creador fuera una Trinidad de personas y que nos invitan a una amistad intima con Él. Esto solo lo sabemos por qué El nos lo ha revelado.

Dios es amor – una comunidad de tres personas

Dios es amor, nos dice 1 Juan 4:8 (léase también Juan 3:16). Si Dios estuviese solo, ¿cómo podría haber amado antes de crear el mundo? ¿A quien tendría para amar? Jesus nos revela un Dios que es una comunidad eterna de tres personas derramándose en amor el uno por el otro. El Padre no crea al hijo y luego junto con el Hijo crean al Espíritu. No, el Padre eternamente genera al Hijo, y junto y a través del Hijo “da vida” al Espíritu, como un suspiro de amor.  “Como era en el principio, ahora y siempre”. Eso es lo que realmente significa el final del “Gloria al Padre”, que la donación de estas tres divinas personas no comenzó en algún momento, si no que era, es y será.

Personas hechas a imagen y semejanza de Dios

Si verdaderamente hemos de “conocer” a nuestro Dios, debemos conocer esto, pero si alguna vez hemos de entendernos a nosotros mismos, también debemos conocer esto. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios y Dios es una comunidad de amor. Eso quiere decir que nunca seremos felices al aislarnos, protegiéndonos egoístamente de los demás. A menos que nos donemos con amor, nunca seremos totalmente humanos. A menos que participemos de la vida del pueblo de Dios, tampoco podremos ser verdaderamente cristianos, por que el cristianismo construye la comunidad del amor divino: la Iglesia. Si Dios es Trinidad, entonces verdaderamente no hay lugar para cristianos independientes y solitarios.

trinity sunday doctrine dogma triune one God three persons dignity

La familia, ícono de la Trinidad

La familia, la Iglesia domestica, es un reflejo del amor Trinitario – el amor del esposo y la esposa, personas diferentes y distintas, generan un hijo que proviene de ellos pero es distinto de ellos, completamente único.

Y esta es la idea final. Uno de los tesoros más grandes de la cultura Occidental son los conceptos de individualidad y dignidad de la persona humana. Esta idea no se encuentra en las sociedades antiguas de Grecia y Roma ni en otras de las grandes religiones mundiales como el Islam.

La persona – Dignidad, individualidad, libertad

El concepto de que cada individuo es irremplazable y único llegó a la cultura occidental directamente de la doctrina de la Trinidad: tres que poseen exactamente la misma naturaleza divina y sin embargo son únicos en su persona.

¿Cuál es la ironía de todo esto? Qué a medida que el mundo occidental se aleja cada vez más del Dios trinitario socaba el mismísimo fundamento de la dignidad personal, de la individualidad y de la libertad.

Así que, efectivamente, la Trinidad si importa.

 Este artículo sobre el Misterio de la Trinidad se ofrece como una reflexión sobre las lecturas para la Solemnidad de la Santísima Trinidad  (Éxodo 34:4b-9; 2 Corintios 13:11-13; Juan 3:16-18).

Traducción al Español por Miguel Carranza.