Luces de Navidad, secularismo y Adviento

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

Las luces de Navidad comienzan aparecer en Noviembre, ahuyentando la creciente oscuridad. ¿Acaso todo es consumismo y secularismo, o las luces de la temporada de alguna forma tienen que ver con el verdadero significado del Adviento y la Navidad?

A medida que el otoño se convierte en invierno, surgen nuevas actividades, lugares y personas que visitar.  Sin embargo, al avanzar el tiempo nos damos cuenta que los días se hacen más cortos. Sacamos nuestras sudaderas del armario, cerramos nuestras ventanas  y encendemos los calentadores en nuestros hogares.

EL ADVIENTO Y LA MENTALIDAD SECULAR

El adviento es una temporada en que hacemos un alto para recordar que luz de este mundo esta menguando en más de una forma. Que el mundo tal como lo conocemos está desapareciendo.

La palabra “secular” viene de una palabra latina que se usa para representar el mundo presente con sus prioridades – conseguir un trabajo, pagar las cuentas, encontrar pareja. La política, la economía, el entretenimiento y los deportes son todas realidades de este mundo secular. El “secularismo” es el programa moderno que insiste que no existe más que esas realidades. Una versión popular del secularismo en América dice que podría haber más que esto, sin embargo esa es una cuestión totalmente privada de la que no debemos hablar en público. Dios, los valores superiores y el cielo son temas que están fuera de los límites en las escuelas, políticos y los medios  de comunicación.

LA ILUSION DEL SECULARISMO

El secularismo quiere que vivamos bajo la ilusión que las cosas siempre serán como han sido. Habrá altibajos en la economía, pero todo seguirá como de costumbre. Las elecciones cambiaran a los oficiales a cargo actualmente, pero el gobierno seguirá existiendo. Así es como la gente pensaba en los días de Noé. Sin embargo, les llegó el diluvio (Mateo 24:37-44)

San Pablo llama a esta actitud, “estar dormido” (Rm. 13:11-14). El que Dios haya irrumpido en el tiempo y en el espacio en un pesebre en Belén, cambió todo para siempre. El momento central de la historia humana llegó y pasó, estamos en los últimos tiempos ahora.  Las cosas que hoy parecen tan reales, tan decisivas, llegaran a un abrupto final.

LUCES DE NAVIDAD CONTRA LAS TINIEBLAS

Para muchos de nosotros, en Diciembre la tenue luz inyecta una dosis de melancolía a nuestra disposición. Sin embargo, recordamos que vienen los “días santos” – hay algo que esperar. Conectamos hileras de luces en y colocamos candelas  en nuestras ventanas para animarnos y burlarnos de la oscuridad.-

Para la Navidad, estas luces tienen un significado más profundo. La noche ya está pasando, la luz de un nuevo día viene. En el momento en que la oscuridad de la humanidad sea más profunda, la Luz del Mundo llegará.

¿Será acaso una pérdida de nuestro tiempo  el educarnos y conseguir trabajos? ¿Deberíamos acaso pasar nuestros días orando y leyendo la Biblia y tratando de predecir las fechas para el Retorno del Rey?

EDIFICANDO EL MUNDO

San Pablo reprende a algunos que estaban tomando esta actitud. Sin importar que tan enfocado él estaba en las cosas que han de venir, también estuvo muy comprometido con el presente. Además de su profunda vida de oración y predicación, el trabajó arduamente con sus propias manos para no cargar a nadie y tener algo que dar al necesitado. El dijo que los que se reusaban a trabajar no debía comer (2 Tes. 3:6-13). El Concilio Vaticano Segundo dijo que vivir para el mundo futuro debía comprometernos más, y no menos, a cambiar el presente (Gaudium et Spes 37)

Además, el Señor claramente dice que su Segunda y ultima venida será cuando menos lo esperemos (Mateo 24:44). Si Dios intencionalmente ha diseñado que su venida sea una sorpresa, no creo que tengamos muchas oportunidades de burlarlo.

PREPARANDO EL CAMINO

¿Qué hacemos entones para su venida? Muy sencillo. Por el poder de su gracia, asegurémonos que cuando la Luz llegue que no sea para nosotros una luz cruel. ¿Hay cosas en tu vida que no quisieras que Dios o alguien más viera? Entonces deberías ocuparte en sacarlas de tu vida. Porque la Luz lo revelará todo.

 Este artículo sobre las luces de Navidad, el consumismo y el secularismo se ofrece como una reflexión sobre las lecturas para el Primer Domingo de Adviento, Ciclo A  (Isaías 2: 1-5; Salmo 122; Romanos 13:11-14; Mateo 24: 37-44).  Traducción al español realizada por Miguel Carranza.