Ascensión de Cristo y Nueva Evangelización

Ascensión de Cristo y Nueva Evangelización

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

La Solemnidad de la Ascención celebra muchas cosas, entre ellas la Gran Comisión de predicar el evangelio a todas las naciones. Es un tiempo propicio para meditar el llamado de Juan Pablo II a una «nueva evangelización»

La celebración de la solemnidad de la Ascensión del Señor, solía dejarme un poco desconcertado. Me quedaba claro lo que el Señor había hecho por mí el Viernes Santo y los beneficios del Domingo de Pascua son irrefutables. Pero, ¿qué hacia la Ascensión por mí?

Caridad: compartir la alegria de Cristo

El cristianismo se basa en un tipo especial de amor que llamamos ágape. Es un amor que mira más allá de sí mismo, ve al prójimo y se dona por él. El Verbo Divino no se hizo hombre ni soportó los sufrimientos de la cruz por que fuera a ganar algo para sí mismo.

La calidad comparte los sufrimientos y las alegrías de su amado (Juan 14:28). Lo primero que debemos tener presente es que la Ascensión es sobre compartir la alegría de Jesús. Es sobre regocijarnos que la corona de espinas ha sido reemplazada por la corona real, que las burlas de la multitud en el calvario han sido reemplazadas por miríadas de ángeles adorándole. La Ascensión es sobre el triunfo y la glorificación de Jesús. Si concentramos la atención fuera de nosotros mismos y permitimos que el amor del Espíritu Santo dé vida a nuestros espíritus, experimentaremos una alegría más grande que cuando vemos a nuestro hijo anotar un “home run” o graduarse de la universidad.

Ascención y Esperanza

Sin embargo, la Ascensión no se trata solo sobre caridad. También es una fiesta de esperanza. Sí, hay algo en esta fiesta para nosotros. El se va a preparar un lugar para nosotros (Juan 14:2). Un día, nosotros también tendremos coronas hechas de oro en lugar de espinas.

Para que podamos resistir hasta ese glorioso momento, necesitamos ayuda del poder divino. Esa es otra razón por la que debemos regocijarnos en su Ascensión. Jesús toma su lugar a la derecha de Dios para que pueda derramar la promesa del Padre, el Espíritu Santo, sobre sus discípulos (Efesios 4:10).

new evangelization gospel commission ascension ascención nueva evangelización

Mientras asciende, les dice a sus discípulos que esperen este poder. Sin embargo, no les dice que esperen pasivamente por un rapto. No les pide pasar su tiempo repitiendo profecías bíblicas o debatiendo sobre cómo y cuando el regresará. En Hechos 1:11, después que el Señor asciende fuera de su vista, los ángeles preguntan a los discípulos por que se quedan parados mirando hacia el cielo.

Empoderamiento en el Espiritu Santo

La espera no es para pasarla desperdiciando el tiempo. La espera tiene un propósito. Nueve días de oración (¡la primera novena!) para prepararse. ¿Para qué prepararse? Porque tendrían un difícil trabajo que hacer. “Id pues y haced discípulos a todas las gentes” (Mateo 28:16-20).

Solíamos pensar que la evangelización se realizaba en países lejanos, por sacerdotes y religiosos. Pero el Concilio Vaticano Segundo nos dijo que nuestros propios vecinos y nuestras familias son el territorio misionero, y que cada católico está llamado a evangelizar. El Papa Juan Pablo II proclamó este año como la “Nueva Evangelización” porque el lugar es nuevo – justo en la casa de al lado – y los misioneros son nuevos puesto que nosotros estamos entre ellos.

Nueva evangelización – palabras y obras

Realmente no estoy seguro que San Francisco de Asís dijera: “Siempre prediquen el evangelio, y cuando sean necesario usen palabras”. Sin embargo, si lo hubiera dicho, notemos que San Francisco a menudo pensaba que era muy necesario usar palabras. Su predicación se escuchaba en los mercaos, en las esquinas, en las Iglesias, donde quiera que había gente. Por supuesto que predicar sin tener un testimonio autentico resulta contraproducente. Sin embargo, olvidémonos de la noción que solo el testimonio es necesario.  Probablemente no estés llamado a predicar en las esquinas, pero el Concilio Vaticano II y los siguientes papas, reiterando 1 Pedro 3:15, nos dicen que todos debemos estar preparaos para articular lo que Jesús ha hecho por nosotros, lo que significa para nosotros, y porque es la respuesta a los problemas del mundo.

¿Te sientes incompetente para la tarea? Estas en buena compañía. La primera declaración pública del  Papa Benedicto fue una declaración de incompetencia. Haz como él hizo – ora pidiendo el poder del Espíritu Santo para que se mueva dentro y a través de ti y tomate el tiempo de seguir aprendiendo mas sobre tu fe para que puedas compartirla con más gracia y confianza.

Este articulo sobre la Ascención, la esperanza, la caridad y la nueva evangelización se ofrece como una reflexión sobre las lecturas para la Solemnidad de la Ascensión (Hechos 1:1-11, Salmo 47, Efesios 1:17-23; Mateo 28:16-20). Sin embargo, tambien es apropiado para los años B y C puesto que el único cambio en las lecturas es el evangelio: El Año B se toma de Marcos 16:15-20 y en el años C de Lucas 24:46-53.

Las lecturas para el Séptimo Domingo de Pascua, cuando celebramos la Ascención el Jueves, son Hechos  1:1-11; Salmos 47; Efesios 1:17-23; Mateo 28:16-20.

Traducción al Español por Miguel Carranza

No Comments

Post A Comment