presentación del señor – Candelaria, candelas & luz

presentación del señor – Candelaria, candelas & luz

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

El 2 de Febrero es la fiesta de la Presentación del Señor Jesús en el Templo. Se le conoce con el nombre de Fiesta de la Candelaria puesto que es el día en que las candelas son bendecidas para ser usadas durante todo el año litúrgico.

Recientemente, llevé un grupo de peregrinos a Jerusalén. Al detenernos frente al monte donde está el Templo y recordar la presentación de Jesús, muchos tuvieron preguntas. Hubo preguntas sobre la redención de los primogénitos, sobre el rito de purificación después de nacer, sobre como reconciliar los evangelios de Mateo y Lucas en términos de cronología y geografía – Belén, el Templo en Jerusalén, la huida a Egipto y el regreso a Nazaret.

significado de la presentación

Todas estas son muy buenas preguntas. Sin Embargo, no son las preguntas que interesan a San Lucas. Así como tampoco son el objetivo de la Fiesta de la Presentación, que ha sido observada en la Iglesia con gran solemnidad, al menos desde el siglo cuarto.

Lo más importante acerca de esta fiesta no es ni siquiera la intrigante profecía de Simeón a Maria al anunciarle que una espada atravesaría su corazón “para que los pensamientos de muchos corazones queden al descubierto”.

feast presentation simeon candlemas light to the gentiles whole world february 2 festa presentazione simeone candelora luce ai gentili tutto il mondo 2 febbraio fiesta de la presentación simeon 2 de febrero candelaria candelas

Lo que nos da una indicación del significado más profundo de la Presentación es el sobrenombre que adquirió al inicio de la historia Cristiana – Misa de las Candelas. Se le llama así debido a que es el día en que se bendicen todas las candelas usadas en la Iglesia durante todo el año.

Candelas y candelaria

Nos gustan las candelas porque hacen el ambiente hogareño,  acogedor y festivo. Cuando era niño, me encantaba encender candelas votivas en la parte trasera de la iglesia. Continuamente recordarían a Dios sobre mis intenciones especiales, aun cuando me había ido del santuario. Hoy, me encantan las alegres y esperanzadoras velas del Adviento. Y no hay nada como las velas votivas que se queman ante un icono para ayudar a crear la atmosfera de oración.

Todas estas son buenas razones para que nos gusten las candelas. Sin embargo, el significado principal de las candelas en la tradición Católica  no es crear una atmosfera o recordarle a Dios que conteste nuestras oraciones.

luz de todo el mundo

Simeón, después de cargar a Jesús en sus brazos, lo proclamó “una luz de revelación para los Gentiles” (Lucas 2:2-32). Es un poco extraño el mencionar a los gentiles, dado el lugar y las circunstancias. ¿La circunstancia? La Sagrada Familia estaba cumpliendo con sus deberes de la Ley Mosaica, obligatorios para los judíos, no para los gentiles. ¿El lugar? Estaban en los alrededores del Templo, probablemente en el patio interior de Israel donde los gentiles tenían prohibida la entrada bajo pena de muerte. El Señor repentinamente viene a su Templo (Malaquías 3:1), pero no para quedarse. Tampoco es su plan salir del santuario a iluminar solo a su propio pueblo. No, él ha venido a iluminar a todo el mundo.

Esta luz de revelación para todas las naciones, eso es lo que significa gentiles, luego regresó al templo ya como adulto para celebrar la Fiesta de los Tabernáculos. En una tarde de otoño, mientras la plaza del Templo estaba iluminada con antorchas y llena de judíos danzando en celebración de su relación especial con el Todopoderoso, Jesús hace resonar las palabras de Simeón y valiente mente proclama “Yo soy la luz del mundo” (Juan 8:12).

Bautizo, vigilia pascual & iluminación

Para la iglesia primitiva, el convertirse en cristiano implicaba que las tinieblas del error y la desesperanza fueran destruidas por esta radiante luz de revelación. En el resplandor d esta luz, todo aparecía diferente. Lo que antes aparecía en tonos grises, de repente se convertía en deslumbrante color. Lo que antes era borroso, ahora se volvía claro. Lo que antes era un misterio, finalmente podía ser entendido. Este acontecimiento estaba tan íntimamente relacionado a la experiencia de conversión que el bautismo era llamado “iluminación” y los recién bautizados, que usaban vestidos blancos durante toda la semana de Pascua, eran llamados “iluminados”.

Hasta el día de hoy, el antiguo rito de la Vigilia Pascual comienza con una Iglesia en tinieblas y la congregación espera en anticipación. Entonces, el Cirio Pascual es iluminado con el nuevo fuego y mientras el diacono proclama “Cristo nuestra luz”, los fieles encienden las candelas más pequeñas desde el Cirio Pascual y las llamas rápidamente se esparcen de candela a candela. El santuario en tinieblas se ilumina con cientos de luces.

misión y nueva evangelización

Es emocionante observar este acontecimiento, pero creo que a menudo perdemos de vista lo principal. Si, Cristo es nuestra luz, pero ha encendido nuestros corazones con su Espíritu y nos llama a ser “luz del mundo” (Mateo 5:14). No fuimos hechos para esconder nuestra luz bajo el celemín en la casa o en la iglesia. La luz que hemos recibido es para el mundo entero que languidece en las tinieblas. La Presentación es una fiesta misionera, un recordatorio, una llamada a comprometernos de corazón con lo que los últimos tres Papas han llamado “La nueva Evangelización”. Las candelas que disfrutamos en nuestras liturgias y devociones son un recordatorio que no debemos descansar mientras haya si quiera una persona en el valle de las sombras de la muerte.

Esta publicación se ofrece como una reflexión sobre las lecturas para la Fiesta de la Presentación (Malaquías 3:1-4, Salmo 24, Hebreos 2:14-18, Lucas 2:22-40).

Traducción al español por Miguel Carranza

 

No Comments

Post A Comment