Significado oculto de los panes y los pescados

Significado oculto de los panes y los pescados

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

La multiplicación de los panes y los pescados es el único milagro de Jesús registrado en los cuatro evangelios. Juan lo llama «signo», un evento simbólico con muchos significados ocultos. Evoca eventos y personas del pasado mencionados en el antiguo Testamento y también al futuro en la Eucaristía.

Descubrir mensajes ocultos. Aclarar misterios. Descifrar símbolos. La emoción inherente a todas estas actividades es, en parte, la razón por la que la novela de Dan Brown, “El Código Da Vinci”, ha vendido tantos ejemplares.

Misterios en la Historia – Símbolos bíblicos

Pero el código secreto de Brown – una cadena de pistas dejada durante 2000 años, que guiaban hasta la supuesta verdadera identidad de Jesús y su Santo Grial – es simplemente una parodia del verdadero misterio detrás de la historia. El escritor del auténtico código secreto es el Espíritu Santo y su libro de códigos es la Sagrada Escritura. Durante miles de años, las personas han “escudriñado las Escrituras” bajo la guía del mismo Espíritu que las inspiró, buscando las relaciones entre las personas, los lugares y las cosas que en ella se encuentran. Han dejado al descubierto una historia de salvación coherente, entre muchos libros escritos en géneros y estilos literarios heterogéneos, por diferentes autores, durante muchos siglos.

Este domingo, la Iglesia ha reunido estas lecturas para exponer las conexiones que muchos de nosotros no hubiéramos podido ver sin un poco de ayuda. La mayoría de los cristianos hemos escuchado en más de una ocasión la historia de la multiplicación de los panes y los pescados. Pero probablemente hemos pasado por alto que estos eran panes de cebada. ¿Qué significado podría tener eso?

Multiplicación de los panes y los pescados

En primer lugar, alguien en el Antiguo Testamento ya había multiplicado panes y también eran de cebada. Eliseo fue el sucesor de Elías, el profeta más grande de todos.

Eliseo multiplicó harina y aceite para salvar a la viuda y su hijo de inanición. A Eliseo le fue mejor que a su maestro, multiplicando 20 panes de cebada para alimentar 100 personas. En el Evangelio, Jesús multiplica 5 panes de cebada para alimentar a 5,000 personas y dejando 12 canastas de sobrantes. Estamos hablando de una gran diferencia significativa.

Este es el claro mensaje: Jesús es un profeta superior a Elías y Eliseo.

Moisés y el maná

Sin embargo, también se hace referencia a alguien más en esta historia, aunque es un poco más difícil de ver. ¿Hay alguien más en el Antiguo Testamento que haya provisto de pan al pueblo de Dios en el desierto? ¡Por supuesto! Moisés, con el maná. ¿Cuál es el número simbólico asociado a Moisés? Existen cinco libros atribuidos a Moisés que son llamados Torá o Pentateuco. Con razón Jesús inicia con cinco panes de cebada. Jesús está transformando la ley mosaica en algo superior, más grande y más nutritivo. Moisés predijo que Dios enviaría un profeta como él (Deuteronomio 18:18). El pueblo entendió el mensaje – Jesús tuvo que escabullirse para evitar que lo hicieran rey (Juan 6:14-15).

Panes de cebada, pascua y eucaristía

Volvamos a los panes de cebada. Todavía podemos explorar más el simbolismo de esta historia. La cebada es el primer grano que se cosecha en primavera y la Fiesta de los Panes Asimos celebra la cosecha de los primeros granos de cebada. Jesús realiza este milagro cerca de la Pascua y en la segunda parte del capítulo 6 les explicará que Él es el pan de vida.

El milagro de los panes nos recuerda aquellos grandes acontecimientos del Antiguo Testamento que nos indicaban quien era Jesús realmente, pero también apuntan hacia el futuro, indicando lo que Jesús haría la noche antes de morir y que sería representado nuevamente en cada Eucaristía. La gente se recuesta donde hay mucha grama, pastos verdes (Salmo 23) y el Buen Pastor, después de dar gracias ( eucharistia en griego bíblico) los alimenta hasta que su copa reboza con las bendiciones no solo de satisfacciones terrenas, si no de vida eterna.

Doce canastos y pescados

¿Cuántos canastos sobraron? Doce, el número místico que simboliza al pueblo de Dios. Doce tribus, doce patriarcas y ahora doce apóstoles, los patriarcas del Nuevo Israel que reúnen las sobras de la fiesta que será la cena de la Nueva Alianza del nuevo pueblo de Dios, la celebración de su liberación. El nuevo alimento para la travesía hacia la verdadera tierra prometida, El cielo.

¿Y qué hay de los pescados? ¿Qué simbolizan? ¡Eso tendrás que investigarlo y descifrarlo tú!

Este artículo sobre la multiplicación de los panes y los pescados revela el misterio y el simbolismo de este milagro de Jesús, y nos muestra la conexión con la eucaristía. Es una reflexión sobre las lecturas para el Diecisieteavo Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo Litúrgico B (2 Reyes 4:42-44; Salmo 145; Efesios 4:1-6; Juan 6:1-15).

Traducción al español por Miguel Carranza

No Comments

Post A Comment