Dios y Mamón

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

No se puede servir a Dios y a Mamón, dice Jesús en el Sermón de la Montaña. El también nos pone el ejemplo de las aves del cielo y los lirios en el campo. ¿Acaso debemos ver el dinero y el trabajo honesto como ídolos  opuestos a la verdadera fe?

En el mundo antiguo, muchos creían que en el universo existían muchos dioses. Sin embargo, aun sin la ayuda de la revelación bíblica, los filósofos griegos lograron descifrar que solo podía existir un solo Ser Supremo, solo un Regente todo poderoso, un solo Dios.

En el capitulo doce de Lucas, Jesús pregunta: “¿A quién sirven? ¿Al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob o al dios llamado ´Mamón´?” Solo pueden tener un Dios.

Mamón y el dinero

Sabemos que el significado de la palabra “mamón”  tiene algo que ver con “dinero”. Sin embargo, la palabra que Jesús utiliza en este pasaje no es la palabra usual para dinero. Mamón quiere decir ganancia injusta, avaricia, o dinero como un fin en sí mismo, como valor supremo, como fuerza controladora. Algunas personas utilizan el dinero para proveer a sus familias. Otros venden a sus familias, a su país y su integridad…por dinero. Es entonces cuando el dinero se convierte en “mamón”, un dios implacable que exige que todos se postren ante el y le ofrezcan sacrificios.

Si examinamos todos los textos del Antiguo y Nuevo testamento que tienen que ver con la riqueza, encontramos un tema recurrente: ¡Ay del hombre que confié en su riqueza! Las riquezas no son un cimiento confiable para erigir nuestra seguridad presente ni eterna. Alguna vez, los Estados Unidos fueron lo suficientemente sabios para escribir “en Dios confiamos” sobre su dinero. Solo un tonto pone su confianza en su dinero.

god and mammon silver dollar

Trabajo vrs. preocupación

No malinterpretemos a Jesús cuando se refiere a los lirios del campo que no se fatigan ni hilan. El no está animándonos a dejar de trabajar duro. San Pablo reprende aquellos en Tesalónica que usan la confianza en Dios como escusa para ser perezosos,  holgazanes e irresponsables. El mismo se pone como ejemplo para los fieles, trabajando día y noche para mantenerse así mismo y no ser una carga para nadie más. El nos dice: “Quien no trabaje que no coma” (2 Tes. 3:10).

Dios proveerá

Jesús no está diciendo que dejemos de trabajar. El nos está diciendo que dejemos de preocuparnos. La preocupación es un tipo de temor recurrente. El mandamiento más frecuente de Jesús en los cuatro evangelios es “¡no temáis!”, o traduciéndolo de forma más literal: “¡Dejen de temer!”

Somos mas valiosos para Dios que los lirios del campo. Si el les provee de lo que necesitan, cuanto mas nos proveerá a nosotros. Hay ocasiones en las que nos enviará el maná. Otras veces, nos proveerá trabajo. Debemos aceptar agradecidos lo que Él nos provee y trabajar duro. Sin embargo, debemos trabajar confiados, no con ansiedad. Y por amor a Dios no por amor al dinero, para su gloria, no para la nuestra.

Esta publicación sobre el dinero, Mamón, el trabajo y los lirios del campo se ofrece como a reflexión sobre las lecturas para el Octavo Domingo 8A del Tiempo Ordinario, Ciclo A (Isaías 49:14-15; 1 Corintios 4:1-5; Mateo 6:24-34).

Traducción al español realizada por Miguel Carranza