FIESTA DE CRISTO REY – DOMINIO ETERNO

FIESTA DE CRISTO REY – DOMINIO ETERNO

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

La fiesta de Cristo como Rey Universal fue insituida por el Papa Pio XI en 1925 y es observada el último domingo de Año Litúrgico Católico Romano. Nos hace reflexionar que tipo de autoridad , reino y dominio son verdaderamente eternos, y que juicio será verdaderamente definitivo.

Desde el principio de la civilización han surgido reyes que sueñan con poseer el mundo, con tener un reino universal que dure para siempre.

Conquistadores y Reinos

Algunos incluso han conquistado la mayor parte del mundo conocido – Alejandro el Grande, Genghis Khan, Cesar Augusto y Adolfo Hitler para mencionar algunos. Algunos reinados han durado mucho tiempo, como el imperio Romano cuya parte occidental duró cerca de 2000 años.

A pesar de sus maquinaciones, de sus pretensiones y de todos los gloriosos monumentos que se erigieron a sí mismos, los grandes regentes de la tierra resultaron ser mortales como todos los demás. Tuvieron muchos logros y luego desaparecieron. Finalmente, sus reinos también dejaron de existir, dejando atrás ruinas para ser exploradas  por muchas generaciones de turistas y arqueólogos

Hay otra cosa que estos grandes de la tierra tienen en común: el celo con qu9e guardaba su gloria y no la compartían con nadie. Su ascenso hacia la cúspide del poder fue hecho gracias a las espaldas de otros y no vacilaron para eliminar cualquier rival que se interpusiera en su camino.

Un tipo de Rey diferente

La fiesta de este domingo celebra el hecho que hubo uno que fue significativamente diferente a todos ellos. Uno que vino a servir a todos, incluso a sus enemigos. Verdaderamente era un Hijo de Hombre, con una naturaleza humana vulnerable;  pero también era verdaderamente el Hijo de Dios. No en un sentido mitológico, como los faraones o en forma antojadiza como los Cesares, si no real y verdaderamente, el Inmortal, el Eterno, tomando la forma de hombre mortal en un momento preciso de la historia.

En lugar de ejecutar a sus oponentes, los perdonó. En lugar de subyugar a sus súbditos, los exaltó. No los llamó siervos, si no amigos y los revistió de una porción de su sacerdocio y de su realeza. Aunque murió como otros reyes, fue por un propósito diferente al de Augusto Cesar en su lecho o Hitler en su bunker. El murió con gusto para salvar a su gente, y su muerte no fue el resultado de una batalla perdidad o un plan fracasado, si no de una gloriosa victoria planead antes de la creación del mundo.

34th Sunday ordinary time Solemnity Feast of Jesus Christ the universal king judge savior second coming in glory dominion judgment authority

Dominio Duradero

El resucitó en gloria, lo cual no puede decirse del resto de soberanos. En su gloriosa coronación, cuando ascendió al Padre, se le otorgó lo que todos lo que el resto ansiaban tanto: un reino universal que durará por siempre.

Sin embargo el mundo pasa por alto estos acontecimientos, con sus ejecutivos corporativos y sus políticos disputando los puestos más altos del gobierno, escalando a expensas de otros. Otros pelean por aparecer en la portada de la revista “People”,  compitiendo por otros honores, como ser el rey del Rock´n roll.

Reinado Universal

El verdadero Rey, por su parte, espera el momento oportuno. El regresará y las cosas serán vistas como son en realidad. Su venida acabará con la ambición, la vanidad y las pretensiones, y muchas cosas que ahora parecen importantes, entonces serán vacías. La opresión no volverá a alzarse nunca más, el inocente será finalmente librado de los que lo victimizan.

Su reinado será verdaderamente universal – no habrá lugar donde no se reconozca Quien es, aunque en algunos sitios ese reconocimiento será hecho con consternación y melancolía.

Juicio Definitivo

Su  venida significa el fin…el juicio para todos los que se le han resistido por tanto tiempo. Se les permitirá aferrarse a la maldad que eligieron y tenerla cerca por toda la eternidad, pero ya no podrán afligir a otros con ella.

Este juicio, este reino, tendrá la última palabra. No habrá cambio de gobierno cada cuatro años, ni cada cuatro millones de años. No hay nadie más fuerte que pueda arrebatarle el reino de su Poderosa mano.

La iglesia instituyó la fiesta de Cristo Rey durante tiempos sombríos, cuando nubes fascistas y los comunistas oscurecían la tierra con sombras que no presagian buen augurio. Esta fiesta nos sirve como recordatorio que ya conocemos el final de la historia y no debemos dejarnos engañar por los brabucones que alardean y los matones que se regodean en sus logros. Pronto se habrán ido para siempre.

El vendrá pronto, aunque nadie sabe cuán pronto.

Una reflexión sobre el reino, dominio y autoridad para las lecturas para el Trigésimo Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario, la Fiesta de Cristo Rey, Ciclo Litúrgico B (Daniel 7:13-14; Salmo 93; Apocalipsis 1:5-8; Juan 18: 33-37).

Traducción al español por Miguel Carranza

Tags:
No Comments

Post A Comment